La fiebre no es una enfermedad sino que se trata de un síntoma que, aumentando la temperatura, nos indica que nuestro cuerpo está luchando contra algún problema de salud o patología para, así, poderse recuperar cuanto antes y que no empeore nuestra situación. Elevar la temperatura hace que muchos microorganismos que nos producen dolencias no puedan sobrevivir, por lo que se trata de un mecanismo de defensa natural de nuestro organismo. Pero, no podemos permitir que esta febrícula se descontrole. Por este motivo, hay que saber qué es bueno para la fiebre según en que momento del proceso nos encontremos. Por esto, queremos ayudarte a saber cómo bajar las décimas de fiebre o febrícula, ya que en tal caso todavía no es necesario acudir rápidamente a un doctor, sino que podemos hacer varias cosas en casa para aliviarnos y evitar empeorar.

¿Qué es la febrícula?

La febrícula se da cuando nuestro organismo eleva la temperatura muy poco para combatir algún problema de salud. Así, se trata de un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, por lo que es considerada un síntoma que nos indica que algo sucede en nuestro organismo y es habitual que a partir de ahí aparezcan otros síntomas relacionados con la afección que tengamos. Pero, es vital que conozcamos bien cuándo no es necesario preocuparse y cuándo debemos alarmarnos para poder actuar rápido.

Así, para que sepas cuándo se considera fiebre leve o décimas, moderada o alta, te indicamos a continuación los rangos de temperatura que se dan en cada caso:

• Por debajo de 36ºC: se considera temperatura baja.

• Entre 36,6-36,9ºC: es el estado normal de nuestro cuerpo.

• Entre 37-38ºC: se trata de décimas o febrícula.

• Entre 38-39ºC: hay fiebre pero es moderada.

• De 39ºC a 40ºC: la fiebre es alta.

• 41ºC o más: la temperatura es demasiado elevada.

Por lo tanto, debemos alarmarnos si la temperatura llega a 40 grados o más, si aparecen más síntomas, si hay convulsiones o si tienes décimas de fiebre durante varios días.

Causas de las décimas de fiebre

Asimismo, es bueno conocer cuáles son las principales causas de la febrícula e incluso de la fiebre más alta:

• Infecciones por bacterias, virus u hongos

• Enfermedades inflamatorias

• Demasiada exposición a una fuente de calor

• Agotamiento físico y mental

• Estrés y ansiedad

• Algunos medicamentos Así, si crees que solo tienes algunas décimas y te preguntas cómo bajar las décimas de fiebre, puedes comenzar por usar algunos remedios caseros antes de llegar al uso de medicamentos. Presta atención a los consejos que te detallamos a continuación para reducir la febrícula de forma fácil en casa.

Baño con agua tibia

Cuando nuestro cuerpo tiene esta reacción ante un posible microorganismo o situación perjudicial para nuestra salud, una de las mejores cosas que podemos hacer es darnos un baño con agua templada, nunca caliente ni fría. Si nos bañamos en agua demasiado caliente provocaremos que la febrícula aumente más todavía y si lo hacemos con agua fría, lo que pasará es que la temperatura descenderá demasiado rápido y en cuanto pase un rato esta volverá a elevarse más y con más rapidez. Así, con agua tibia lograremos reducir la febrícula a un ritmo adecuado y podremos relajarnos mejor, hecho que contribuirá a nuestro bienestar y recuperación.

Beber mucho

Uno de los efectos que tiene esta condición sintomática en nuestro cuerpo es que nos deshidrata. Como beber agua es importante aunque estemos bien de salud, en caso de padecer alguna condición lo es todavía más. Por este motivo es aconsejable que cada poco rato bebas agua o bebidas isotónicas, con sales minerales que te ayudarán a recuperarte, así como infusiones y caldos, pero nunca te los tomes muy calientes sino que es mejor que estén tibios. No debes beber mucha cantidad de golpe, sino que cada pocos minutos debes dar un pequeño trago para mantenerte hidratado correctamente.

Paños húmedos

Una de las soluciones más recurrentes cuando tenemos esta condición, es refrescar las zonas más afectadas por el calor, ayudando así a nuestro cuerpo a regularse más fácilmente. Para hacerlo bien deberás humedecer unos paños o toallas en agua fresca y escúrrelos. Además, a veces es bueno añadirle vinagre o alguna hierba medicinal que sirva para desinflamar y/o que sea antitérmica. Colócalos en zonas que se calientan mucho cuando padecemos estos síntomas: la frente, las muñecas, la nuca, los tobillos, los pies, la curvatura de las rodillas, etcétera. Asimismo, te aconsejamos que los coloques en dos zonas a la vez para aumentar el efecto refrescante, pero no coloques más de dos toallas o paños ya que si lo haces puedes hacer que la temperatura descienda con demasiada rapidez.

Ropa ligera

Cuando tenemos febrícula es normal sentir escalofríos o tener sensación de estar pasando frío y que queremos taparnos hasta arriba con algo abrigado. Pero esto es un error, ya que solo estaremos ayudando a que se nos eleven las décimas más rápido y en más cantidad. Así, lo mejor es que nos vistamos con ropa liviana y transpirable; aunque como mucho, nos podemos echar por encima alguna manta ligera o un pañuelo grande. Si además procuras que la habitación en la que estés tenga una temperatura media, ni muy fría ni muy calurosa, de esta forma lograrás ayudar a tu cuerpo en vez de empeorar tu condición.

Comer poco

Otra de las cosas que deberás hacer si tienes febrícula es no comer demasiado, piensa que las digestiones pesadas o difíciles harán que tu cuerpo tenga más dificultades para luchar ya que tendrá que centrarse demasiado en el problema digestivo. Además, cuando nos empachamos nos sube la temperatura, lo cual es contraproducente para nuestra situación. Por lo tanto, lo mejor es que comas algo ligero como caldos, purés, un poco de arroz hervido o algo de fruta. Lo importante es facilitar la digestión a la vez que nos beneficiamos de vitaminas, minerales y otros nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo mejore.

Dormir mucho

Sin duda, lo mejor para la fiebre en adultos y en niños es el reposo y dormir el máximo de tiempo posible, sobre todo si se trata solo de unas décimas. De hecho, lo ideal es dormir y desasnar tanto como nuestro cuerpo nos pida y, de esta forma, seguro que ayudaremos a nuestro organismo a combatir el problema y a reducir la temperatura de forma más sencilla y eficaz.

Plantas medicinales

También existen algunos remedios naturales para bajar la temperatura como, por ejemplo, el uso de plantas medicinales, una práctica muy común y efectiva sobre todo cuando se trata de febrícula. Algunas de las hierbas medicinales que te ayudarán en este caso son:

• Manzanilla

• Echinacea

• Jengibre

• Verbena

• Flor de saúco

• Tila

• Tomillo

• Cardo mariano

• Laurel

• Grosellero negro

Estas plantas pueden tomarse en infusión o bien pueden añadirse en infusión al agua del baño o a los paños húmedos. Asimismo, puedes usar algunos productos de homeopatía, siempre en dosis recomendadas por un especialista, como el acónito, la belladona y el eupatorium perfoliatum.

Fuente: https://salud.uncomo.com/articulo/como-bajar-las-decimas-de-fiebre-45600.html?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_term=salud&utm_campaign=home