Septiembre suele ser un mes donde recuperamos hábitos que hemos dejado aparcados durante las vacaciones o en el que emprendemos aquellos que nos habíamos planteado a principio de año. Empezamos una nueva etapa y estamos dispuestos a cumplir algunos de los objetivos que nos habíamos planteado.

Uno de esos objetivos suele ser el retorno de la práctica deportiva o empezarla si hemos decidido por ejemplo apuntarnos al gimnasio o ponernos a correr o hacer otro deporte. Si es ésta nuestra intención debemos tener en cuenta varios aspectos.

Antes de empezar a hacer deporte podemos asesorarnos a través de expertos que nos indiquen qué es lo que más nos conviene. Todo dependerá también de lo que busquemos, si adelgazar, tonificar o simplemente de gozar de más salud. Una vez decidido qué vamos a practicar tendremos que empezar a valorar otros aspectos.

Primero tendremos que equiparnos adecuadamente, con ropa transpirable y cómoda. Si vamos a realizar deportes que entrañen riesgos no deben faltar las protecciones reglamentarias.

Si empiezas a hacer deporte con intensidad no debes descuidar tu alimentación, sino todo lo contrario pues necesitarás más energía para estar en forma y aguantar el ritmo. De igual modo, es importante no dejar de lado la hidratación, debemos beber dos litros diarios de agua y si hacemos deporte aún más y también alguna bebida isotónica que nos ayude a mantener las sales y minerales que perdemos durante la práctica de ejercicio.

Los primeros días puedes empezar de forma pausada y con el tiempo ir incrementando la intensidad. Es cuestión de ir adquiriendo ritmo y de que tu cuerpo admita el entrenamiento y se vaya adaptando a él. No debes ir con prisas sino escuchando tu cuerpo y lo que te va pidiendo.

Antes y después de cualquier actividad física es necesario realizar un calentamiento previo. Éste puede consistir en caminar deprisa o hacer carreras suaves, ejercicios de fuerza y coordinación o estiramientos.

Los momentos de descanso son también importantes, de modo que no olvides dedicar algún día de la semana a relajarte, que los músculos necesitan un respiro.

Después de una jornada intensa de deporte, puedes recurrir a Árnica Gel de Boiron. Se trata de un gel de uso frecuente elaborado a base de extracto hidroalcohólico de planta fresca de Árnica Montana al 7%, con propiedades calmantes. Es necesario aplicarlo inmediatamente sobre la zona afectada mediante un masaje suave, de 2 a 3 veces al día proporciona un efecto calmante y refrescante.

Fuente: http://www.consejosmedicosdoctormarin.com/2016/09/empezar-la- rutina-deportiva- en- septiembre-sin- dolores.html.