Consejos para cuidar cicatrices y queloides

Cicatrices:

Una cicatriz es un parche de piel permanente que crece sobre una herida. Se forma cuando el cuerpo se cura después de una cortadura, un raspón, una quemadura o una llaga. Las cicatrices también pueden resultar tras una cirugía donde se corte la piel, infecciones o afecciones de la piel, como el acné. Las cicatrices suelen ser más gruesas, así como más rosadas, rojas o brillantes que el resto de la piel. La apariencia de las cicatrices depende del tamaño y la profundidad de la herida, su localización, tiempo de curación, edad y la tendencia hereditaria a la cicatrización. Las cicatrices suelen disminuir con el tiempo, pero nunca desaparecen completamente. Pueden aparecer en todas las personas y tipos de pieles. Son infrecuentes en niños y ancianos. Hay una tendencia familiar a desarrollar estas lesiones y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son especialmente frecuentes en las orejas, el cuello, la parte superior del pecho, espalda y en las heridas en zonas de tensión.

Tratamientos: Si la apariencia de una cicatriz molesta, hay varios tratamientos que pueden minimizarla. Entre ellos se encuentran la cirugía, la dermoabrasión, los tratamientos con láser, las inyecciones o la eliminación de células muertas con productos químicos y las cremas.

Queloides: Son crecimientos exagerados de tejido cicatricial en el sitio de una lesión de piel que ha sanado. A menudo tiene un aspecto grueso y rugoso que simula un tumor.

Tratamientos: Los queloides pueden reducir de tamaño a través de la aplicación de frío (crioterapia), presión externa, inyecciones de corticosteroides, tratamientos con láser, radiación, o extirpación quirúrgica. En general tanto en el caso de las cicatrices como de los queloides los tratamientos tienen limitaciones por su eficacia, su frecuente recurrencia y los efectos secundarios.

Opción homeopática:

La homeopatía es eficaz para el abordaje de las cicatrices hipertróficas, los queloides y las cicatrices dolorosas. Su empleo es útil en la prevención de las cicatrices queloides en aquellas personas con tendencia a desarrollar este tipo de cicatriz antes de cualquier cirugía, en la mejora de la cicatrización de las heridas quirúrgicas y en el tratamiento de las cicatrices dolorosas, hipertróficas y queloides, con la ventaja de que no se han descrito efectos secundarios relevantes asociados a la toma de medicamentos homeopáticos.

Fuente: https://www.pacientessemergen.es/index.php?seccion=enfFrecuentes&subSeccion=detalle&id=69&idTipo=a9frooOCvtnVfu61q7UQ5AsUwa_UuNO01Zm6WPnImX0